Sí.  Los microcréditos también pueden utilizarse para nuevas necesidades del negocio, pero en ningún caso para refinanciar deuda.