Sí. Más que de fracaso, preferimos hablar de reorientación.