fbpx
Captura de pantalla de Instagram Checkout

INSTAGRAM ANTICIPA UNA EDAD DE ORO PARA LOS EMPRENDEDORES

Era cuestión de tiempo y finalmente ha ocurrido. El pasado 19 de marzo, Instagram anunció el lanzamiento de la función Checkout, que permite realizar compras sin necesidad de abandonar la plataforma.

Esta novedad promete revolucionar el sector del comercio electrónico, facilitando al máximo la experiencia de compra y, al mismo tiempo, incrementando exponencialmente las posibilidades de negocio para pequeños y medianos emprendedores.

Instagram ya había introducido en 2016 la función Shopping, que si bien daba la posibilidad de conocer el precio y las características de los productos etiquetados en las publicaciones, también obligaba al usuario a abandonar la plataforma y visitar la web del vendedor si deseaba ejecutar la compra.

Ese paso de más se corrige ahora con la llegada de Checkout, que incluye la opción de escoger entre diferentes tallas y modelos y, lo que es más importante, pagar en Instagram, un proceso que vendrá asegurado mediante el uso por defecto de la pasarela PayPal.

Una tendencia imparable
Checkout aún está en fase de pruebas y su uso se encuentra restringido a una veintena de grandes marcas internacionales (entre ellas, Nike, Dior, Prada o la española Zara), pero no debería pasar demasiado tiempo hasta que se abra por completo a negocios de todo tipo y localización geográfica (de momento, la función solo está operativa para los usuarios de Instagram en Estados Unidos).

Con esta evolución, Instagram ha dado un paso más hacia su transformación completa en canal e-commerce, una estrategia que se enmarca en los cambios que el grupo Facebook Inc. viene realizando desde hace tres años, en sus distintas plataformas, para competir en el mercado online frente a gigantes como Amazon.

De ahí el lanzamiento en 2016 de Facebook Marketplace y también de ahí la respuesta de la compañía de Jeff Bezos, que en septiembre de 2018 anunció la llegada a España de Amazon Launchpad, una plataforma donde cientos de start-ups podrán testar ideas innovadoras y ofrecer sus productos a clientes de todo el mundo.

Un abanico de posibilidades
¿Y qué suponen todas estas evoluciones para los pequeños y medianos emprendedores? ¡Pues un sinfín de posibilidades! Si nos centramos en el caso de Instagram, hablamos de un mercado con mil millones de clientes, siendo además el de mayor crecimiento entre los jóvenes y el que genera mayor cantidad de interacciones (likes, comentarios, etc.). La parte visual juega un papel clave, pero más allá de contar con un producto estéticamente atractivo, lo importante es ser creativo y original, ofreciendo al público contenidos que sean ingeniosos y auténticos.

Con estos datos en la mano, y sabiendo el potencial de otras redes sociales como Twitter, Youtube o la mencionada Facebook, cualquier emprendedor que no lo haya hecho debería dejar lo que tenga entre manos, correr hacia su dispositivo más cercano y empezar a sacarle partido a las posibilidades que el comercio electrónico puede ofrecer a su proyecto de negocio.

Crédito foto.