fbpx
Móvil con la página de Facebook abierta en pantalla y las palabras social media

EMPRENDEDORES, PYMES Y REDES SOCIALES: MANUAL BÁSICO DE INSTRUCCIONES (I)

No te engañes, emprendedor. Puede que hasta ahora hayas podido sobrevivir sin que tu negocio tuviera una presencia más o menos continuada en redes sociales, pero ese tiempo de despreocupación ha quedado definitivamente atrás.

Para los que peinamos unas cuantas canas, una parte importante de nuestro pasado ya se desarrolló en una nueva era digital. Nuestro presente, sobra decirlo, es digital, y nuestro futuro lo será rabiosamente. Nacerán nuevos y más sofisticados medios de comunicación que revolucionarán lo que hoy nos parece revolucionario, y veremos adelantos que no seríamos capaces de imaginar ni en nuestros sueños más futuristas.

Pero mientras todo eso llega, las redes sociales son el mejor altavoz con el que podrá contar tu proyecto de emprendimiento a la hora de darse a conocer.

¿En qué redes debería estar tu negocio?
Según explica el Estudio anual de redes sociales 2018 publicado por IAB (asociación que representa al sector de la publicidad, el marketing y la comunicación digital en España), nuestro país cuenta en la actualidad con más de 25 millones de usuarios activos en este tipo de plataformas, entre las que cinco destacan poderosamente por encima del resto: Facebook, Twitter, Instagram, LinkedIn y Youtube.

No te vamos a sugerir que abras una cuenta en cada una de estas cinco redes, porque el trabajo de mantener todos los perfiles te exigiría una inversión que seguramente no te puedas permitir. Lo que sí puedes hacer, en cambio, es elegir las dos o tres redes sociales que mejor se adapten a la naturaleza de tu negocio o a las características de tus productos o servicios. Por ejemplo:

– Si tienes una tienda de flores, muebles o ropa, será imprescindible que abras una cuenta en Instagram, donde el apartado estético es sumamente relevante.
– Si en cambio eres dueño de una pequeña asesoría, te interesará mucho más estar en Facebook o LinkedIn, que son redes más apropiadas para ofrecer servicios que requieren de una explicación más profesional y con mensajes más extensos.

¿Qué esperas conseguir con tu presencia en redes sociales?
Parece una pregunta tonta. “Pues qué voy a querer, ¡vender más!”. Ya, claro, pero resulta que hay muchas maneras de conseguirlo y no todas funcionan del mismo modo.

Es posible que todos los caminos conduzcan a Roma, pero cada camino es distinto y encierra sus particularidades. Por eso, antes de ponerte a publicar posts como si no hubiera un mañana, quizás deberías decidir cuáles de estas opciones se ajustan más a tus necesidades:

– Dar a conocer tu marca.
– Encontrar nuevos clientes.
– Mantener una comunicación fluida con tus clientes actuales.
– Informar sobre las características de tu producto o servicio.

¿Cuánto tiempo o dinero estás dispuesto a invertir?
Aunque desde fuera pueda parecer relativamente sencillo, mantener activos varios perfiles de redes sociales implica tiempo. Y el tiempo, como todos sabemos, no cae de los árboles; el día tiene un número limitado de horas y tu negocio seguramente ya pida más atención de la que a veces seas capaz de proporcionar.

Si a todo esto le sumas la obligación de colgar mensajes, fotos o vídeos en una o varias redes sociales de forma continuada, lo normal es que tras dos o tres semanas acabes por abandonar los perfiles y te contentes con publicar un texto o una imagen con la misma regularidad en que se producen los eclipses solares. Y esa estrategia, querido emprendedor, no te servirá absolutamente de nada.

Tus perfiles de redes sociales son como las plantas: hay que regarlas regularmente para que no ser marchiten y mueran. Para eso solo tienes tres opciones: integrarlas en tus tareas, asignar la responsabilidad a uno de tus empleados o contratar a un trabajador externo (community manager).

(La segunda parte de este artículo se publicará la semana que viene. Hasta entonces, ¡te invitamos a que eches un vistazo a nuestro archivo!)

Crédito foto.