fbpx

DIEZ CONSEJOS ESENCIALES PARA EMPRENDEDORES

Si eres emprendedor, ya lo sabes; si quieres serlo, no tardarás mucho en descubrirlo. Emprender por tu cuenta es una apuesta arriesgada que requiere grandes dosis de valentía y trabajo duro, por no mencionar la inversión económica que deberás hacer para poner en marcha tu negocio. El éxito no está garantizado, pero las recompensas pueden ser muy altas, ya sea la libertad de ser tu propio jefe o la posibilidad de dedicarte a algo que realmente te apasiona.

En Oportunitas somos conscientes de todas las dificultades a las que un emprendedor tendrá que hacer frente en el intrincado proceso de pensar, ejecutar y desarrollar su proyecto empresarial, y por eso hoy te traemos 10 consejos imprescindibles que te acercarán un poco más a la consecución de tus objetivos.

1. Elabora un sólido Plan de Negocio

Una buena planificación es crucial y el Plan de Negocio, todavía más. Este documento es la plasmación escrita de dónde estás, adónde quieres llegar y cómo piensas hacer el recorrido. Tendrá que incluir tus debilidades y fortalezas, las características que hacen único tu producto o servicio, tus perspectivas de crecimiento, etc.

Pero más allá de todo eso, el Plan de Negocio debe funcionar como una guía que te permita superar las adversidades que a buen seguro aparecerán en el camino: ¿qué ocurre si tú o alguno de tus empleados caéis enfermos? ¿Y si te falla uno de tus proveedores? ¿Cómo afrontarás posibles impagos por parte de tus clientes?

2. Prepárate para los retos financieros

El flujo de caja (dinero que entra y sale de una empresa durante un periodo de tiempo determinado) es uno de los mayores retos a los que se enfrenta cualquier emprendedor. Una manera de afrontar posibles contratiempos consiste en disponer de un colchón económico que cubra, al menos, un mes entero de los gastos fijos de tu negocio.

3. Recuerda siempre quién eres

Acabas de empezar tu emprendimiento y tus recursos económicos serán, probablemente, bastante limitados. Elimina todo lo que sea superfluo o innecesario: no necesitas un establecimiento lujoso, ni el mejor equipamiento tecnológico del mercado, ni una estrategia de marketing que ya quisieran muchas empresas más grandes que la tuya. Sé práctico y no pongas más presión de la imprescindible en tus gastos fijos.

4. Pide ayuda cuando la necesites

No eres el primer emprendedor de la historia y, por tanto, hay mucha gente ahí fuera que estaría encantada de darte un buen consejo o explicarte cómo superaron circunstancias complicadas. Desde eventos consagrados al emprendimiento hasta los miles de foros y páginas que sobre el tema existen en internet, trata de exprimir las opciones a tu alcance para adquirir esa pizca de conocimiento que puede serte de gran ayuda a la hora de alcanzar tus propósitos empresariales.

5. Consigue un mentor

En la mayoría de ocasiones, emprender es sinónimo de adentrarse en una situación desconocida repleta de desafíos aún más desconocidos. Por eso, nada mejor que contar con el asesoramiento de un experto que ya conozca el camino y pueda alertarte de las incógnitas que te aguardan a la vuelta de cada esquina.

6. Mantén a raya tu presupuesto para marketing

En la actualidad, gracias a las redes sociales, ya no es imprescindible que gastes una fortuna en publicidad convencional. Crear un perfil en Facebook, Twitter o Instagram es completamente gratis y estos canales pueden ser tus mejores aliados para dar a conocer tu negocio. Eso sí, recuerda que no basta con subir una foto cada tres semanas; tu presencia digital, y por tanto tu posibilidad de llegar a nuevos clientes, es una tarea que deberás integrar en tu lista de actividades diarias si quieres que tenga el efecto deseado.

7. Copia a los mejores (o al menos, inspírate en ellos)

El verbo “copiar” tiene, en ocasiones, una connotación negativa, pero lo cierto es que son muy pocos los emprendedores que han tenido una idea 100 % original. El mismísimo Isaac Newton dijo aquello de “he logrado ver más lejos porque me he subido a hombros de gigantes”, de modo que tú no deberías tener ningún reparo en emular o repetir las estrategias cuya efectividad ya ha quedado previa y sobradamente demostrada.

8. Rodéate del mejor equipo posible

Tus amigos y familiares pueden ser fantásticos, pero eso no quiere decir que también vayan a ser los mejores compañeros de viaje en la aventura de crear tu propia empresa. Necesitas a personas que compartan tus valores y estén dispuestos a remar con fuerza en la misma dirección, sabiendo que podrás delegar en ellos tareas importantes o que te llevarán la contraria cuando crean que estás a punto de tomar una decisión errónea.

9. ¡Formación, formación y más formación!

Nuestras abuelas lo llevan repitiendo desde tiempos inmemoriales: “No te acostarás sin saber algo nuevo”. Aplica la misma lógica en tu proyecto empresarial, que en el fondo no deja de ser un proceso constante de mejora y crecimiento. Identifica tus flaquezas o puntos débiles y obra en consecuencia, ya sea de manera autodidacta, mediante la realización de cursos o, simplemente, echando un vistazo a un buen tutorial colgado en Youtube.

10. Cuenta con la financiación adecuada

Lo decíamos al principio del artículo y lo volvemos a repetir: cualquier emprendimiento requerirá una inversión económica significativa. Si dispones de recursos propios, tu posición de partida será más desahogada, pero lo más normal es que debas recurrir a una entidad bancaria para conseguir un crédito que te permita poner en marcha tu negocio.

Por desgracia, muchas personas no pueden acudir a la banca tradicional por falta de avales o garantías, y es ahí donde entran en juego entidades microfinancieras como Oportunitas, que ofrecen microcréditos flexibles a personas en riesgo de exclusión social o económica.

Crédito foto.