fbpx

CINCO CARACTERÍSTICAS DE LOS EMPRENDEDORES DE ÉXITO

¿Te has preguntado alguna vez cuáles son los rasgos más comunes entre los emprendedores que tienen éxito en sus aventuras empresariales? ¿Te atreverías a hacer tu propio listado? Mientras te decides, nosotros te proponemos esta pequeña guía con cinco de las habilidades que cualquier persona debería tener en cuenta a la hora de impulsar su propio negocio.

1. Soportar la presión

No es tan evidente como parece. Una cosa es pensar un proyecto empresarial y otra, muy distinta, es llevarlo a cabo. El estrés se convertirá en una presencia constante de tu vida diaria y en caso de que no seas capaz de manejarlo adecuadamente, terminará por afectar a tu carácter y a tus relaciones con familiares y amigos. El objetivo es que veas la presión no como algo negativo, sino como un reto que sacará a relucir tus mejores destrezas personales y profesionales.

2. Capacidad de adaptación

La vida no es estática y tu empresa, tampoco. Cuanto más tranquila parezca la situación, más preparado debes estar para la llegada de posibles dificultades. Y cuando lleguen, tendrás que reaccionar de manera rápida, sólida y efectiva. Puede que tu Plan de Negocio no tuviera la más mínima fisura cuando pusiste en marcha tu aventura empresarial, pero en un escenario proclive a toda clase de cambios, tu resiliencia se convertirá en un factor clave para la supervivencia del proyecto.

3. Autoconfianza

Si no crees en tus capacidades y habilidades, nadie más lo hará por ti. Recuerda que ya no trabajas para otra empresa, sino que te has convertido en la cara visible de tu propio negocio y, por tanto, nadie debería estar en mejor posición que tú a la hora de presentar las características que hacen único tu producto o servicio. Las dudas deben quedar fuera de la ecuación, para lo cual sería muy recomendable que tuvieras una idea clara de dónde te encuentras, adónde quieres llegar y qué estrategias piensas implementar para alcanzar tus objetivos.

4. Ambición

Es la clave de todo. Sin ambición, seguramente ni te habrías planteado la idea de emprender, así que piensa en ella como en una llama que debes alimentar a diario para que no se apague y ponga en peligro tu proyecto empresarial. Las personas ambiciosas asumen riesgos (mejor si son calculados) y buscan constantemente nuevas oportunidades de mejora. Y no te desanimes si las cosas vienen mal dadas, porque casi todos los emprendedores de la historia fracasaron una o varias veces antes de triunfar en el siempre complicado mundo de los negocios.

5. Habilidades interpersonales

No nos referimos a ser un tío simpático que cae bien a todo el mundo, sino a las aptitudes emocionales que definen a los buenos líderes. ¿Serías capaz de dirigir tu propio equipo de empleados? ¿Sabrías motivarlos para que todos creyeran en tus ideas y remaran en la misma dirección? Tus dotes comunicativas serán esenciales para inspirar a las personas que te rodeen, las cuales jugarán un rol determinante en la consecución de los objetivos de tu proyecto empresarial.

Crédito foto.